viernes, 23 de enero de 2015

La risa... ¿nos podemos morir de risa?




Morirse de risa, literalmente
Lo cierto es que cuando echamos un vistazo a la historia, nos damos cuenta de que no son pocos los casos de personas que en principio habrían muerto de risa. Así de literal. En realidad, como vas a ver a continuación, el término morirse de risa se asocia a muchos síntomas que la risa nos produce en el organismo, y no al mero hecho de reírnos en sí.
La risa, cuando la vivimos, provoca un montón de cambios en nuestro organismo que, en un primer momento, son todos positivos. De hecho, reírse causa cambios hormonales en nuestro organismo, contraemos todos los músculos en nuestro cuerpo, aumenta nuestro ritmo cardíaco, y si no somos capaces de frenarla a tiempo, pueden llegar colapsos bastante más graves. En muchos casos, la risa se asocia a asfixia y al arresto cardíaco en los casos documentados por muerte con esta causa.