martes, 24 de enero de 2017

Como aliviar el dolor de muela.

Resultado de imagen para muela

Agua y sal


Cuando el dolor de muelas se debe a un absceso dental o a alguna infección causada por un alimento descompuesto entre las muelas, la sal es una gran aliada debido a su poder antiséptico. Mezcla medio vaso pequeño de agua tibia con una cucharada de sal y realiza gárgaras después de cada comida. Este es uno de los mejores remedios para el dolor de muelas intenso que te ayudará a controlar una posible infección y a disminuir el dolor y la inflamación.

Clavos de olor


Otra forma de aliviar el dolor de muelas con remedios caseros es usar clavos de olor, estos contienen una sustancia llamada eugenol, además de otros aceites y ácidos esenciales, que funciona como un excelente sedante. Puedes aplicar directamente sobre la encía de la muela dolorida un clavo de olor durante algunos minutos o bien, agregar cinco clavos de olor a una porción de enjuague bucal y enjuagar tu boca al menos tres veces al día con esta mezcla, que te ayudará a aliviar las molestias del dolor de muela.

El ajo y la cebolla


Si no tienes ningún problema con comer ajo y cebolla, seguro que tampoco te molestará este gran remedio casero para aliviar el dolor de muelas naturalmente. Su elevado contenido en aceites esenciales, vitaminas, minerales, quercetina y otros flavonoides. Es sobre todo la quercitina la que otorga tanto al ajo como a la cebolla un gran poder analgésico, antiinflamatorio y antibacteriano.

Aplica directamente un poco el ajo o la cebolla frescos recién picados en la encía de la muela afectada. En poco rato notarás que te ayudará a mejorar notablemente las molestias de la boca.

El té negro


El té negro es también un buen aliado para aliviar el dolor de muelas naturalmente debido a su contenido de ácido tánico, que es un analgésico y antiinflamatorio que te ayudará a reducir las molestias en la muela. Aplica directamente una bolsita de té negro que haya sido colocada previamente en agua caliente para que suelte la teína, no la coloques caliente en tu boca, espera a que adquiera la temperatura ambiente y luego aplícala en tu zona dolorida. Puedes hacerlo varias veces al día.


El limón


El limón es un cítrico que contiene mucha vitamina C y otros ácidos esenciales que le otorgan propiedades antiinflamatorias, astringentes y antisépticas. Por esto, usarlo para combatir el dolor en los dientes es una muy buena opción sobre todo si se quiere evitar una infección. Para ello tendrás que exprimir el jugo de un limón y hacer gárgaras con él, aguantándolo un rato justo en la parte de la muela que te duele. Además, puedes añadir un poco de sal para potenciar el efecto.
Agua fría o hielos


Aplicar una compresa helada o bolsa con hielos de forma externa, en el lado de la mandíbula donde tienes el dolor de muela, te ayudará a reducir la inflamación y las molestias. Recuerda envolver la compresa o bolsa en un paño para disminuir las molestias del contacto con el frío.

Agua oxigenada


El agua oxigenada directamente en la zona también es uno de los remedios para el dolor de muelas del juicio más utilizados, pero sirve para cualquier tipo de dolor en estos dientes. Se trata de una buena opción puesto que ayudará a combatir una posible infección limpiando la zona y aliviando el dolor.