martes, 30 de septiembre de 2014

¿Se puede impedir un ACV?

La enfermedad cardiovascular, entre las que se encuentra el accidente cerebro vascular (ACV) es una de las principales causas de mortalidad, junto con los distintos tipos de cáncer. Pero no sólo eso, sino que también está dentro de las causas más importantes de discapacidad. Este rasgo la diferencia de otras enfermedades, y allí radica la importancia de prevenirla, ya que puede dejar graves secuelas.

La discapacidad que puede provocar depende del tipo de ACV que haya sufrido la persona. Algunos ejemplos son: dificultad para comprender, alteraciones motrices o en el habla, trastornos de la visión y del oído.

Hay dos tipos de accidentes cerebro vascular.
El isquémico, que se produce principalmente por disminución de la llegada de oxígeno al cerebro, producto de alteraciones en la circulación arterial.
El hemorrágico, que puede producirse por hipertensión arterial, traumatismo, malformaciones congénitas o como una alteración del isquémico.