domingo, 5 de febrero de 2017

Enfermedades de los Docentes: El estrés

Resultado de imagen para gif docente estresado

Son las llamadas enfermedades profesionales las que nos causan incapacidad médica. 
Los profesionales se enferman y tienen padecimientos relacionados con la actividad que desarrollan, hoy en nuestro blog de salud nos ocupamos de investigar cuales son las enfermedad que refieren los profesionales de la educación. 

El origen común de las múltiples enfermedades referidas tienen como punto de partida el estrés. 

Estres: Podemos denominar estrés a aquella excesiva activación psicológica y física que padecen los docentes como consecuencia de la interacción de los estímulos ambientales (clima del aula, relación con las familias del alumnado, relaciones con los compañeros del equipo educativo y centro, etc.,) y la respuesta idiosincrásica del individuo (teniendo en cuenta sus expectativas, locus de control, autoconcepto, forma de afrontar conflictos, etc.,) que puede desencadenar en problemas de salud y laborales (manifestaciones conductuales, actitudinales, psicológicas y fisiológicas).




¿Que lo produce?:
Escasez de recursos materiales y humanos. 
El docente se encuentra solo en su aula ante la diversidad de capacidades e intereses del alumnado, teniendo que ofrecer una formación adaptada a las características de éste.

Falta de motivación e interés por parte del alumnado. 
El docente sufre malestar y desconcierto al observar que existe un desequilibrio entre sus expectativas y la realidad con la que se encuentra en el aula, alumnado que no tiene motivación ni deseo de continuar su formación. 
Atender a las necesidades específicas de apoyo educativo del alumnado. Además de ser la colaboración necesaria de otros profesionales, el docente durante su formación inicial no ha sido formado de cómo atender y afrontar las dificultades de aprendizaje que se pueden manifestar en el aula.

Falta de reconocimiento social.
La labor de los docentes en algunas ocasiones queda menospreciada o poco valorada por la sociedad 

¿Como evitarlo?
Meditación: En un estudio tailandés se comprobó que los individuos que practican meditación budista tenían menos niveles de cortisol y de presión arterial. Asimismo, aquellas personas que meditaron diariamente durante 4 meses, disminuyeron alrededor del 20% sus niveles de cortisol, según lo indica un estudio de la Universidad de Maharishi. 

Música: la música puede calmar al cerebro y reducir los niveles de estrés generados por cualquier circunstancia o por un examen médico invasivo, tal como se comprobó en un estudio por médicos del Japón. 

Dormir lo suficiente o tomar una siesta: Dormir menos de 8 horas diarias puede significar un 50% más de cortisol que quienes duermen ese tiempo. 
En un estudio en Alemania del Instituto de Medicina Aeroespacial, se comprobó que los pilotos que dormía 6 o menos horas durante siete noches tenían más niveles de cortisol que se mantuvieron altos por dos días. Si usted no tiene las 8 horas necesarias para controlar el estrés, tomar una siesta puede contribuir a reducir los niveles de cortisol.