lunes, 19 de octubre de 2015

Dieta para evitar un paro cardiaco.


Dieta para evitar un paro cardiaco




1. nueces.
Personas que consumen nueces más de dos veces a la semana reducen en un 60% el riesgo de padecer enfermedades coronarias, esto sucede porque el 93% de grasas que contiene son poliinsturadas ricas en ácido linolenico, acido graso esencial que el organismo convierte en omega 6, el cual impide la formación de coágulos como también la obstrucción de las arterias.


2. Pescado azul

Estos son los pescados de mar y aguas profundas Los ácidos grasos como el omega 3 y el 6, que podemos hallar en los pescados los (de carne oscura y rosas) serán nuestros aliados para mantener un corazón sano. Entre las cualidades de ambos nutrientes, destaca su capacidad de reducir los niveles de colesterol malo de la sangre sin bajar los niveles de colesterol bueno. De esta manera, estos ácidos grasos ayudan a conservar las arterias libres de placas que, con el tiempo, pueden impedir el normal flujo de la sangre.

Las especies que tienen mayor contenido de este ácido graso son la caballa, el salmón, atún truchas, arenque, sardinas y la merluza.

3. El aceite de Oliva

El aceites de oliva, también tiene presente en su composición ácidos grasos como los pescados azules y su provecho en nuestra salud es el mismo que el indicado líneas arriba.

Hay que resaltar que para aprovechar al máximo las propiedades del omega 3 se aconseja una cocción rápida de los alimentos que lo contienen.

4. Apio
Recientes estudios descubrieron un componente del apio que se encarga de mantener el buen nivel de la tensión arterial, reduciendo en la sangre la concentración de hormonas de estrés, que son causantes del estrechamiento y contracción de los vasos sanguíneos.
Además de ser uno de los vegetales favoritos a la hora de cuidar nuestra línea, se ha comprobado que la ingesta diaria de cuatro tallos de apio reduce los niveles de colesterol.

5. La palta o aguacate

Este fruto, es ideal pues contiene alta cantidad de grasas mono insaturadas y ácidos grasos omega 6. Al igual que el aceite de oliva, este es beneficioso para la reducción de los niveles de colesterol malo LDL y mantenimiento de colesterol bueno HDL.
La advertencia que se debe tener en cuenta al consumir paltas es la de su alto aporte calórico originado en un contenido de aceite equivalente al 25% de su peso. Por lo tanto, en dietas de reducción de peso, es conveniente no incluir esta fruta.

6. Habas o judías

Son una excelente fuente de fibra, gran aliado de los diabéticos y una gran ayuda para el corazón, el consumo de una taza de judías al día reduce los niveles de colesterol en un 10%, y aporta aproximadamente 10 gramos de fibras vegetales.
Además son fuente importante de acido fólico, ésta vitamina controla en nuestro cuerpo los niveles de homocisteína en sangre. Si los niveles de homocisteína son altos son tan nocivos para nuestro corazón como el habito de fumar y peor que los efectos del colesterol. El ácido fólico, conjuntamente con las vitaminas B6 y B12 actúa como una barrera química que regula el exceso de homocísteina en el organismo.

7. Manzana
Esta fruta tan común posee una fibra saludable en agua llamada pectina, la misma frena los riesgos de padecer algunas enfermedades relacionadas con el corazón. Se comprobó que comiendo manzanas se reduce en algún grado el índice de colesterol en sangre.
Otras frutas que son ricas en fibras solubles son las peras, duraznos, damascos, membrillos y bananas.

8. Uvas
Las uvas contienen flavonoides, que son elementos antioxidantes utilizados para luchar contra el cáncer, y a la vez efectivos anticoagulantes que permiten prevenir un ataque cardíaco. Para aprovechar el valor nutritivo de las uvas se aconseja beber su zumo (jugo) recién exprimido. En caso de comer la fruta, consumir su cáscara.

9. Ajos
De este se sabe que actúa como anti-trombótico (evitando la formación de coágulos en sangre y mejorando su circulación), como regulador de la presión arterial, colabora con la reducción de niveles de lípidos en sangre y colesterol además su consumo incrementa las defensas del organismo.

10. Vino de mesa

Un vaso de vino al día reduce en un 40% el riesgo de un ataque cardíaco, todo esto se debe al etanol, componente que aumenta los niveles de HDL, colesterol bueno, el cual retrasa la formación de placas de ateroma. El cuidado que se debe tener con esta, como con todas las bebidas alcohólicas es en su aporte de calorías.