martes, 27 de octubre de 2015

Bajar de peso con infusiones.

Si necesitas adelgazar, nada mejor que recurrir a las infusiones. Por sus múltiples propiedades las infusiones son muy efectivas para bajar de peso. ¿Deseas adelgazar rápidamente? Pues entonces, echa mano de estas 10 infusiones para perder peso rápido.

Saciantes, desintoxicantes, ansiolíticas,quemagrasas, diuréticas, que más se les puede pedir a las infusiones. Tanto frías como calientes, estas bebidas no sólo te reconfortan, introduciendo una pausa en tu diaria rutina, sino que además, alejan el fantasma del hambre.


El problema de las tan explotadas infusiones es que algunas personas abusan de ellas y si no las administran con cuidado pueden producir daños secundarios. Los fármacos hace que sea muy común el autoconsumo y el abuso, sin más criterio que conseguir el objetivo de perder los kilos de sobra en un tiempo límite. Pero esta práctica puede ser arriesgada y contraproducente. Determinadas plantas tomadas en exceso, bien en infusión o en su diversidad de presentaciones (extracto, comprimidos), pueden interactuar con el efecto de algunos medicamentos.

Té verde:

Algunas veces las personas consumen Té verde como si de agua se tratara, no tienen idea de que el abuso de esta bebida puede causarle algunas complicaciones. De hecho, tomar té verde está contraindicado en personas con trastornos cardíacos, arritmias, insuficiencia coronaria, úlcera gastroduodenal, insomnio, epilepsia, embarazo y lactancia y en la infancia.

Té Pu-erh:







Con esta variedad de té rojo sucede algo similar que con el té verde. La mayoría de estudios han analizado la potencialidad de los polifenoles como antioxidantes y como reductores del colesterol o de los triglicéridos plasmáticos, aunque en buena parte de los casos con animales de experimentación o en el laboratorio (in vitro). Por el momento, aunque las expectativas son positivas, no se conocen estudios a gran escala en humanos que hayan dilucidado con seguridad y eficacia ni las cualidades hipolipemiantes que el té pu-erh ha demostrado en animales, ni la capacidad que se le adjudica de ayudar en la pérdida de peso. Por precaución, se aconseja ser cuidadoso con el consumo de cualquier tipo de té para evitar posibles efectos secundarios, ya que como mínimo no deja de ser una planta excitante.


DIURÉTICO NO SIGNIFICA ADELGAZANTE
Muchas de las plantas que se proponen por sus supuestas propiedades "adelgazantes" solo tienen la particularidad de ser diuréticas o laxantes. Cualquiera de
los dos efectos puede resolver una situación de incomodidad derivada de la retención de líquidos puntual (menstruación, hinchazón por calor, por falta de hidratación...) o de un estreñimiento pasajero, pero no resuelve el problema de los kilos de más, sea sobrepeso u obesidad. El resultado de beber infusiones es que se orina más al ingerir más agua o se tiene el deseo de evacuar con más frecuencia. Ambas situaciones pueden asociarse de manera subjetiva con "sentirse deshinchada" y verse el vientre "más plano". Incluso se puede comprobar que se pesa algo menos.

Pero bajar de peso no significa siempre adelgazar. Con el consumo de este tipo de infusiones se consigue "engañar a la báscula" para bajar de peso a costa del agua corporal y no de la grasa. Adelgazar es perder grasa y, con el efecto diurético o laxante de algunas plantas, lo único que se consigue es eliminar líquidos pero no grasa, en tanto que la grasa no se pierde por la orina al no ser soluble en agua.


Las infusiones son un remedio excelente para tratar las digestiones pesadas, la flatulencia o los trastornos digestivos leves. Tras una comida abundante, una infusión ayudará a la digestión. La manzanilla es la infusión digestiva más popular, pero hay muchas más, como las elaboradas a base de ortiga, té verde, anís estrellado, menta-poleo, hinojo, orégano, hierbabuena, tomillo, ajedrea, cilantro o comino.


En muchas ocasiones, la combinación de estas plantas da lugar a infusiones de sabor muy agradable y cuyas propiedades digestivas se ven acentuadas.


Algunas infusiones, además de ayudar a la digestión, tienen un efecto protector sobre el hígado y contribuyen a metabolizar mejor las grasas. Como ejemplo se puede citar el boldo, una planta originaria de Chile, y la alcachofera, de característico sabor amargo.


Lo que realmente interesa es aportarle a nuestro cuerpo la cantidad adecuada de estos medicamentos o infusiones naturales, todo en medida nada en exceso.