viernes, 3 de octubre de 2014

Porque se produce la alopecia en los niños pequeños





Causas de la alopecia en niños:

Infecciones por hongos: La infección por hongos de la piel del cuero cabelludo, las cejas y las pestañas resulta en la enfermedad Tinea Capitis. El hongo ataca el tallo del cabello, lo que ocasiona que el cabello se quiebre en la superficie. Esto se traduce en manchas oscuras en el cuero cabelludo. Estas manchas pueden generar picazón y aspecto escamoso. Esta infección es contagiosa y se transmite de un niño infectado a uno sano al compartir peines, almohadas, toallas y sombreros.

Sistema inmunológico: Aunque el papel del sistema inmunológico no está confirmado, se cree que la alopecia areata en los niños es causada cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca los folículos pilosos. Esto da lugar a la repentina aparición de áreas calvas redondas u ovaladas en la cabeza. No hay signos de descamación ni inflamación. En casi el 20% de los casos algún miembro de la familia también ha sufrido la enfermedad.

Trauma: El trauma en el tallo del cabello, ya sea por motivos físicos o químicos, desemboca en alopecia infantil. La tracción o fricción son las razones físicas que pueden causar la pérdida del cabello. La alopecia por tracción es muy común en las niñas, como resultado de atar el cabello en una cola de caballo o trenzas apretadas. Las quemaduras químicas también pueden ser una de las causas de la alopecia infantil.

Efluvio telógeno: El ciclo normal del cabello tiene tres etapas. Este ciclo comienza con la fase de crecimiento, continúa con la fase de transición breve, cuando los folículos pilosos degeneran, y termina en la fase de reposo. Una vez que concluye la fase de reposo, el cabello nuevo crece en su lugar, empujando los cabellos anteriores. Alrededor del 85% de todos los folículos del cabello en una persona normal están en la fase de crecimiento. Las enfermedades o el estrés en ocasiones interrumpen el ciclo normal del cabello, y los folículos pilosos que a su vez estaban en la fase de reposo. Una vez que el niño se recupera de la enfermedad, los folículos del cabello que habían entrado en fase de reposo se desprenden. Esto se traduce en la pérdida de cabello en exceso, lo que se conoce como efluvio telógeno.

Tricotilomanía: Esto es a causa de un trastorno obsesivo compulsivo que lleva a la pérdida del cabello. Los niños afectados por la tricotilomanía no pueden resistir el impulso de tirar de los cabellos. Esto se traduce en áreas irregulares de pérdida parcial de cabello.

El tratamiento para la alopecia infantil depende de la causa de la caída del cabello. En caso que se trate de Tinea Capitis, se requiere tratamiento antifúngico. Este puede ser administrado vía oral, en forma de griseofulvina, por 8 semanas. Las cremas tópicas antihongos y champú que contienen ketoconazol al 2% también se recomiendan para el mismo período de tiempo, es decir, 8 semanas. Estas aplicaciones tópicas deben utilizarse de 2 a 3 veces por semana.

En el caso de la alopecia areata, no hay cura. Como la causa detrás de este tipo de alopecia infantil aún no ha sido entendida, no se ha aprobado ningún medicamento diseñado específicamente para tratar esta afección. Sin embargo, ciertos medicamentos han mostrado resultados positivos en casos particulares. Incluso si la pérdida de cabello se invierte y el crecimiento del cabello es restaurado completamente, existe la posibilidad que la enfermedad afecte al niño nuevamente.

La pérdida de cabello debido a efluvio telógeno por lo general no requiere ningún tratamiento. Una vez que el niño se recupera de la enfermedad o la mala nutrición que provocó la caída del cabello, éste vuelve a crecer.

En el caso de la tricotilomanía, el tratamiento consiste en abordar el desorden en su totalidad desde un aspecto psicológico, en lugar de realizar un tratamiento para la pérdida de cabello.

La pérdida de cabello debido a tracción debe ser tratada con cuidado. Evite el uso de productos químicos. El cabello perdido se sustituye en el cuero cabelludo por su cuenta. Sin embargo, puede tomar hasta 3 ó 4 meses antes que uno perciba algún cambio en el cabello de un niño afectado.

Finalmente, la alopecia infantil también puede tener origen genético, en tal caso, no hay cura disponible.