jueves, 14 de agosto de 2014

Lo bueno y lo malo de el queso

Lo bueno y lo malo de el queso




Lo bueno y lo malo
El valor nutritivo de los quesos es incuestionable, ya que contiene casi todos los principios alimentarios necesarios para el crecimiento y desarrollo humano. Pero hoy se tiene mayor conciencia de sus componentes y, en consecuencia, de los tipos y cantidades que conviene consumir para obtener una dieta sana y equilibrada. 

Su alto contenido en grasas de tipo animal (no de buena calidad), obliga a revisar el aporte en calorías para determinar la porción recomendada en cada caso, explica Cruchet. En suma, es un alimento con el que hay que ser cuidadosos. 

El contenido de grasas, que se calcula basándose en las registradas en el residuo seco del queso, generalmente oscila entre 22% y el 47%. La cantidad de grasas varía según el tipo de leche con que haya sido elaborado, si se trata de leche entera o de leche parcial o completamente desnatada. 

Tampoco es alto el contenido de proteínas, que va desde un mínimo de 7% a un máximo del 34%, pero sí lo es el de calorías, por lo cual su consumo suele excluirse de los regímenes de adelgazamiento y de las dietas especiales para combatir la obesidad.