domingo, 20 de julio de 2014

Las cosas que debes evitar hacer y/o comer durante el embarazo

Las cosas que debes evitar hacer y/o comer durante el embarazo. 
Alcohol 
Aunque suelas oír que una copita de vino no le hace daño a nadie, lo cierto que la mejor elección es dejar de lado completamente el alcohol durante todo el embarazo.
Aún no existen estudios que aclaren a partir de qué cantidad de alcohol se puede ver afectado el embrión. Lo único que se sabe con seguridad es que el consumo asiduo de bebidas alcohólicas es peligroso para el feto, y cuanto mayor es la cantidad consumida de alcohol, mayor es el peligro de que el bebé nazca con daños. Esto no quiere decir que cantidades pequeñas no supongan un peligro: incluso cantidades pequeñas de alcohol pueden relentizar el crecimiento del embrión y ser la causa de irregularidades en la evolución de los órganos de éste.
Cigarrillos y embarazo



Las estadísticas han mostrado que el consumo de tabaco supone un grave riesgo durante el embarazo y es una de las principales causas de aborto espontáneo y de parto prematuro. Los bebés de madres fumadoras suelen pesar 200 gramos menos de media en el nacimiento y son más propensos a coger infecciones.

"Cada cigarrillo que la madre deje de fumar durante el embarazo beneficiará al futuro bebé".

Hacer régimen/ayunar durante el embarazo

Aunque se recomienda evitar una subida de peso excesiva durante el embarazo, tampoco se debe de hacer régimen. 
Estando embarazada es el momento menos indicado para despojarse de los kilos de más que ya se tenían antes de que se produjera el embarazo: La mayoría de las dietas para adelgazar no contienen el suficiente valor nutritivo que es necesario para el correcto desarrollo del bebé.

Lo importante en estos momentos es suministrar al cuerpo las vitaminas, proteínas y minerales indispensables. Recomendable es la ingesta de mucha fruta y verdura, acompañada de productos lácteos y pan/pasta preferiblemente integral, en menor cantidades carnes rojas y pescados. Debes de tener en cuenta beber por lo menos 2 litros de agua al día.

Nos consta que durante el embarazo es difícil controlar la alimentación, debido a que, consciente o inconscientemente, solemos cambiar nuestro hábitos alimenticios. Se nos apetece otro tipo de cosas y comemos de manera más desordenada. Sobretodo hacia finales del embarazo, cuando debido a la presión que ejerce el bebé sobre el estómago no podemos ingerir la comida en las porciones acostumbradas, es importante no ayunar sino comer más a menudo pero en menores cantidades.
Comer por dos

Durante el embarazo muchas mujeres experimentan por primera vez ataques de hambre, los cuales aparecen cada dos o tres horas, en algunas embarazadas incluso cada hora.

Probablemente habrás oído a menudo que es normal y aconsejable comer más durante el embarazo porque se debe de „comer por dos“. Victoria Esgueva, nuestra experta en alimentación, aconseja no hacer caso a esta creencia popular: "Una subida de peso excesiva en la madre puede aumentar el riesgo de diabetes gestacional y dehipertensión gestacional. Lo que un embarazada debe de tener en cuenta es cuidar su dieta, proporcionando la cantidad adecuada de proteínas (preferiblemente de procedencia láctea o de carnes blancas) vitaminas y minerales y sobretodo tener en cuenta reducir el consumo de azúcar y de grasas".

Durante el embarazo, el metabolismo de la mujer cambia, muchas mujeres durante el embarazo tienen la sensación que su cuerpo „almacena“ kilos. Ciertamente, durante el embarazo la síntesis del azúcar se relentiza y como reacción, el organismo fabrica más insulina. Los resultados se muestran en un aumento de apetito por lo dulce y una acumulación de masa grasa. 

Nuestro consejo para saciar las ganas de dulce: Come frutas secas, tales como uvas pasas, ciruelas secas, dátiles, etc. La fructosa contenida en éstas saciará tu apetito de azúcar y no elevará excesivamente los niveles de azúcar en la sangre. Otra solución es masticar chicle sin azúcar. Hoy en día existen muchas marcas con sabores frutales y refrescantes.
Productos elaborados a base de leche cruda - Listeriosis

Los productos elaborados a partir de leche cruda (no pasteurizada), como por ejemplo ciertos quesos y mantequillas contienen Listerias, la bacteria causante de laListeriosis - una infección alimentaria que puede resultar mortal en ancianos, y enfermos y que también puede dañar al feto, ya que estas bacterias pueden traspasar la barrera impuesta por la placenta

Carne cruda - Toxoplasmosis

La Toxoplasmosis es una infección causada por una bacteria (Toxoplasma gondii) que puede poner en peligro la salud del feto, el cual puede nacer con trastornos físicos y de carácter anímico (problemas de concentración y aprendizaje). Debido al peligro latente que existe de infectarse de Toxoplasmosis, se recomienda no comer carnes crudas y usar guantes de goma para manipular las heces de gato

Café durante el embarazo

Toda embarazada debe de consumir con moderación bebidas que contengan cafeína. No hablamos de moderar tan solo la toma de café, sino también de otras bebidas, tales como el Té negro y verde, la cola, el cacao y ciertas bebidas energéticas las cuales también contienen cafeína.

Tras estudios realizados, la Sociedad Alemana de Alimentación (DGE - Deutsche Gesellschaft für Ernährung) llegó a la conclusión que, el consumo de hasta 300 mg. de cafeína (unas 3 tazas de café ó 6 tazas de té) al día no influye negativamente el curso del embarazo. Es decir toda toma diaria que no supere esa cantidad se considera como no peligrosa.

Entre los riesgos que acarrea la toma excesiva de cafeína durante el embarazo se encuentra el riesgo de parto prematuro y un peso menor del bebé.
Deporte

Practicar deporte durante el embarazo es un tema controvertido. Muchos ginecólogos aconsejan practicar deporte moderado durante el embarazo (Yoga, caminar, natación suave, gimnasia para el parto, etc) para tonificar los músculos y poner en forma a la futura madre y de esta manera prepararla para el parto.

No obstante se debe de tener precaución para minimizar el riesgo de lesiones para la madre y el feto. Deportes tales como equitación, esquiar, patinar y todos los deportes en general donde se realizan saltos (por ejemplo tenis, baloncesto, etc.) pueden originar el desprendimiento prematuro de la placenta.
Submarinismo (buceo, Scuba diving) 

Uno de los deporte que ha ganado popularidad en los últimos años y que se debe de considerar como arriesgado durante el embarazo es el submarinismo (también conocido por buceo o Scuba diving).

La práctica de este deporte va unida a muchos esfuerzos, no debemos olvidar que tan solo el procedimiento de ponerse el traje de neopreno y colocarse el resto del equipo cuesta a veces sudores. Durante el buceo, producido por el cambio de presión al que el cuerpo se ve sometido al descender bajo el nivel del agua, la sangre crea pequeñas vesículas de aire, las cuales son eliminadas en el pulmón, cosa para la que los pulmones del feto aún no están preparados. Tampoco debemos de olvidar las graves consecuencias que un accidente de descompresión tendría tanto para la madre como para el bebé.

Viajes 

No se considera peligroso viajar en avión durante los dos primeros trimestres de embarazo (hasta la semana 28). Por cuestiones de seguridad, la mayoría de las compañías aéreas restringe el vuelo a las embarazadas a partir de los siete meses de gestación. Por este motivo, si tienes previsto viajar avanzado el embarazo es aconsejable que te informes previamente con qué compañía aérea lo podrías hacer.

Se desaconseja viajar a países exóticos durante el embarazo. Considera el riesgo latente de contagio de infecciones y enfermedades en estos países, cuya infraestructura sanitaria y las condiciones higiénicas no son las mismas a las que estás acostumbrada. 

Medicamentos durante el embarazo

OJO con la toma de medicamentos durante los meses de gestación.

Normalmente, durante el embarazo los médicos intentan evitar recetar medicamentos en la mayor medida posible. Es importante saber además, que ciertos medicamentos de frecuente uso, considerados normalmente como „inofensivos“, pueden estar contraindicados durante el embarazo. La aspirina, por ejemplo, se podría tomar previa consulta médica y con precaución durante los primeros seis meses de embarazo sin embargo está totalmente contraindicada durante el último trimestre.