martes, 24 de junio de 2014

Como prevenir la osteoporosis.



La osteoporosis es una enfermedad ósea que se caracteriza por una disminución de la densidad del tejido óseo y tiene como consecuencia una fragilidad exagerada de los huesos.
Hay tratamientos cuando la enfermedad se presenta, y de ello nos ocuparemos en otros post, esta vez hablemos de prevención, te recomendamos algunas médidas para prevenir su aparición y desarrollo. 

Estas son las medidas deprevención de la osteoporosis más efectivas:
- Nutrición adecuada: es necesario tomar alimentos que contengan calcio y vitamina D, como la leche y derivados lácteos. En ancianos, en los que el aporte dietético suele ser ineficaz, y además salen poco a la calle, se recomienda su administración en forma de suplementos. Evitar el consumo excesivo de tabaco o alcohol.
- Ejercicio físico: es importante mantener una vida activa, evitando en la medida de lo posible la inmovilización. Una actividad física razonable, adaptada a la edad y características de la persona, incrementa la coordinación y potencia los músculos y el equilibrio. Conviene caminar diariamente (al menos 20 minutos al día), realizar ejercicios suaves como montar en bicicleta, nadar o subir escaleras.
- Prevenir caídas: algunos trucos que pueden disminuir el riesgo de caídas son: utilizar un calzado adecuado y que sea cómodo, solucionar los problemas de vista (especialmente en personas ancianas), iluminar bien las diferentes estancias de la casa, evitar obstáculos (determinados muebles, alfombras...), utilizar medidas de apoyo para entrar en la bañera...
- Realizar una densitometría de forma periódica: con frecuencia no inferior a dos años, sobre todo en mujeres con factores de riesgo (tras la menopausia, mayores de 50 años, con antecedentes familiares, o aquellos pacientes que toman corticoides de forma crónica).
- Existen protectores de cadera, de nylon reforzado, con forma de caparazón. Se sujetan al cuerpo mediante un soporte elástico (ropa interior adecuada). En caso de caída dispersan las fuerzas que se producen sobre la zona de la pelvis, disminuyendo así el riesgo de fracturas. Están indicados sobre todo en ancianos.